Entre padres e hijos

Por Diana Alejandra Roncancio Gómez




„La primera mitad de la vida te la arruinan tus padres. De arruinarte la segunda mitad, se encargarán tus hijos“

Dijo hace un tiempo un sabio que conozco. Primero me pareció un chiste cruel, pero me dejó pensando y con el tiempo empecé a verlo como una forma pesimista de describir grandes verdades.

(Intuyo que mi sabio sufre de pesimismo…)

Nos lleva muchos años de lucha, quizás más de media vida el poder procesar nuestras experiencias infantiles y de crianza, para llegar a hacernos adultos. 
Defino la adultez como la etapa en la que asumimos la responsabilidad por todo lo que nos pertenece y en la que podemos elegir comportarnos y reaccionar como – o casi como- nos gustaría.

Independizarnos de lo que nos ordenan nuestros automatismos, esos que adoptamos y desarrollamos durante las etapas tempranas de nuestra vida. 
Automatismos forjados por la presencia o ausencia de nuestros padres, por su carácter, por sus miedos, ideales, sueños aun no cumplidos, necesidades, normas, falencias, por su capacidad o quizás su incapacidad de dar amor
Todo ello engastado en nuestra personalidad mediante los mecanismos de adaptación y de defensa que luego aparecieron en nosotros para poder integrar nuestras experiencias.

Un trabajo árduo, este de hacerse adulto.

Supone volver a la fuente – al vínculo con nuestros padres- y reconocer allí el origen de nuestras maneras de sentir, de pensar, de hacer. 

Descubrir a qué herida abierta reaccionamos cuando nos sentimos rechazados o no queridos ante una cara seria, ante un comentario desprevenido de nuestra pareja, ante una crítica de nuestro jefe o por la mirada del transeúnte amargado que nos perturba profundamente. 
Luego de reconocer la herida, viene el trabajo de sanarla. 
Y luego el reinventarse. 
Abandonar la postura del niño lastimado, para asumir la del adulto que adopta a ese pequeño y dejar por fin de culpar al destino de sus desdichas.
Dejar de reclamarle al mundo lo que nos hubiese gustado recibir de nuestros padres.
Agradecer lo que sí recibimos.
Apropiarnos de esos dones.

Definitivamente nuestros padres nos dan qué hacer por un buen rato.

Y con respecto de la segunda mitad…

Si por cosas de la vida, no llegamos a avanzar en dicho proceso de hacernos interiormente adultos, tranquilos!

- Para eso están los hijos -

Tus hijos se encargarán de devolverte a tu propia infancia. Harán que te conectes con tu propio niño interior, para que vuelvas a sentir la heridas que un día, siendo quizás muy pequeño, sufriste y que aún no has llegado a sanar. 
Esas que por años has ignorado o tratado de anestesiar, con la ayuda de atracones de dulces, de alcohol, de drogas, de compras, de Facebook, de Tinder, de trabajo

Visto de la manera en que mi trabajo me ha enseñado a ver las cosas, nuestros padres nos regalan la vida y al hacerlo, nos vinculan a la historia de su propia infancia, a la historia de sus padres, sus abuelos, sus bisabuelos… 
Estamos ligados a la historia de nuestra familia y recibimos de ella para nuestra vida, dones y desafíos. De poder tomar en la mano esos dones y enfrentar los desafíos, depende en buena medida nuestra capacidad de abrirnos paso en el mundo y el poder encontrar nuestro camino.

Por esto, es que tus hijos recibirán de ti aquello que hayas sabido transformar durante tu vida en forma de dones y aquello que aún no haya sido sanado, en forma de desafíos. 
Así que podrás verte al espejo al mirar a tus hijos. 
Vas a inquietarte porque tu hijo hace esto y aquello. Te inquieta porque refleja eso que deambula en tu interior; eso que siempre ha estado ahí causando incomodidad, porque aún no ha encontrado su lugar, porque aún no lo has sanado.

Es una oportunidad más que te regala la vida para sanar tus heridas. Sentirlas de nuevo es entrar en contacto con el niño que en tu cuerpo de adulto, sigue dolido y necesitado de amor y aceptación. Es tener la posibilidad de transformarlas.

- Así que tus hijos también son tus maestros. Cuando se te ha pasado aprender algo que te tocaba, te lo recuerdan sin falta-

Entonces le replicaría a mi sabio: 

"Los padres son los maestros en la primera mitad de la vida. De enseñarte lo que te todavía tienes por aprender, se encargarán tus hijos".


*         *         *

El trabajo de reconstrucción de la historia emocional de la familia y de sanar las heridas del niño interior de mis consultantes – en una gran mayoría migrantes en Alemania- es una parte crucial en el tratamiento de muchos casos en los que a la par con la migración, aparecen o se agudizan estados de ánimo depresivos, ansiedad, la sensación de estar perdidos en la vida, entre otros síntomas.

En próximas entregas ampliaré el tema de la influencia de la salud de nuestro niño interior y de los vínculos con nuestros padres, sobre nuestra capacidad de desplegar nuestro potencial y vivir una vida satisfactoria.




Kommentare

Beliebte Posts aus diesem Blog

Berlín para encontrarte

Todos estamos traumatizados

Nunca es tarde para tener una infancia feliz...